lunes, 23 de marzo de 2015

Rabia, Sergio Bizzio

Tenía que haber escrito esta reseña hace un mes, cuando terminé de leer esta novela y aún la tenía fresca. Ahora puedo dar algunas pinceladas, pero seguro que me dejo aspectos importantes que comentar y que no deberían ser olvidados. Aún así he querido dedicarle unas líneas, ya que Rabia las merece, y no querría que alguien dejase de leerla si tiene la oportunidad de hacerlo.



El autor, Sergio Bizzio, es un argentino polifacético. No solo es escritor sino también cineasta, músico y dramaturgo, y ha escrito un buen puñado de novelas, poemarios y obras de teatro. 
Rabia salió publicada en el año 2005 y es una novela peculiar. La primera sensación es que es una narración nada pretenciosa y con tintes costumbristas que relata la historia de amor entre José María, el narrador, y Rosa. Ambos se conocen en la cola del supermercado y pertenecen a las clases populares de Buenos Aires: ella es mucama (empleada doméstica interna) en la casa de un matrimonio burgués y él es obrero de la construcción. 
En las primeras páginas asistimos a su mutuo enamoramiento y creciente obsesión de José María por Rosa, descrito con un lenguaje envolvente, denso y con pinceladas de lunfardo, que en cierto sentido nos hace (como lectores) caer en el embrujo y distorsión de la realidad que él siente. 
Pero la novela da un giro que la hace todavía más interesante, ambigua y extraña cuando José María por algo que sucede en la trama y que no voy a desvelar decide, o se ve obligado, a esconderse en la mansión donde vive Rosa y entonces la historia se convierte en una mezcla de thriller, en el que nos angustiamos, junto con José María en su afán de no ser descubierto por los habitantes de la mansión, nos convertimos, como él, en mirones de la vida de Rosa y le acompañamos en su existencia de encierro y en ese nuevo giro de novela de supervivencia en un espacio cerrado. 

Algo muy curioso, y muy bien resuelto por el autor es que el encierro voluntario de José María es vivido por él como una liberación de las obligaciones de la vida "real". En la casa no tiene que eslomarse para ganarse el pan, ni alternar con personas que le desagradan o hacerse el fuerte. Así que se dedica a buscar formas refinadas de comer sin ser descubierto, a leer y a tomar conciencia de su yo. 
Para mí es memorable la parte en la que lee Tus zonas erróneas de Wayne Dyer y analiza su propia vida, sus debilidades y nuevas potencialidades y sensibilidades a través del libro.
La trama depara muchas sorpresas, y prefiero que las descubráis por vosotros mismos. 

Es una novela especial, original y digna de leerse.

(Si te gustaría comprar esta novela y no la encuentras en tu librería de barrio o en la biblioteca puedes comprarla a través de este enlace). 
*Es un enlace de afiliados y si lo utilizas yo me llevaré una pequeñísima comisión que me ayudará a seguir manteniendo el blog.



 

jueves, 19 de marzo de 2015

Tesoros encontrados: libros con conciencia ecológica


Ya he contado por aquí algo sobre la arraigada cultura del reciclaje que tienen los alemanes. Mi impresión es que la vida útil de las cosas es bastante más larga que en otros países occidentales. Hay muchas tiendas de electrodomésticos, muebles y objetos de segunda mano, así como de ropa y juguetes, y la gente acude a ellas normalmente sin esconderse del vecino (como creo que hasta hace poco pasaba en España).
Supongo que esta mentalidad está en parte relacionada con sus tradición calvinista en la que el ahorro y el esfuerzo son cualidades muy valiosas, pero también hay otra parte de conciencia ecológica, o eso me gustaría creer. Otra costumbre estupenda que yo tampoco había visto nunca es dejar en la calle, dentro de una caja, cosas que ya no quieres con el aviso de zu verschenken o zu mitnehmen, que significa para regalar/para llevar. A veces no son objetos sino electrodomésticos en los que el propietario ha puesto el cartel correspondiente diciendo si funcionan o por qué están estropeados. Es una idea muy buena, pero es cierto que a veces hay calles que parecen basureros, llenas de cosas tiradas, algunas en muy mal estado. Supongo que tiene que ver el que no haya día de recogida de enseres sino que se debe llamar a un servicio de limpieza que te cobra entre 50 y 100 euros depende del objeto a recoger. Muy mal pensado, aparte de que la policía de la buena convivencia (no me acuerdo cómo se llama en alemán) te pondrá un multón si te pillan dejando cosas voluminosas en la calle. Tengo un amigo que quería tirar un colchón viejísimo y decidió trocear la goma espuma minuciosamente y poner cada día un poquito en su bolsa de basura, casi como si tuviera que deshacerse de un cadáver sin dejar pistas.

Ya me estoy yendo por los cerros de Úbeda. Lo que quería enseñaros son algunos de los tesoros que me he ido encontrado en la calle o en los bazares de las bibliotecas, de los que ya hablé en esta entrada. Hoy he recopilado tres libros que a pesar de estar editados en los años 70 son igual o más útiles ahora mismo. Los voy a comentar siguiendo el orden de derecha a izquierda de la foto. 
El primero es Im Grünen y es básicamente una guía de campo: observación de animales y plantas, recolección, orientación, primeros auxilios. Todo con dibujos y esquemas muy detallados. Una joya del año 1976 en perfecto estado.
El segundo es Die sogenante Eergiekrise oder die Lähmung der Gesellschaft, de Ivan Illich, cuya traducción sería "La conocida como crisis energética o la parálisis de la sociedad". Este también me lo encontré en la calle y parece más bien que él me buscó a mí ya que su tesis conecta con una de mis preocupaciones de los últimos años. Solo lo he ojeado pero tiene mucho que rascar. El nombre del autor me sonaba vagamente, ahora sé que era un pensador y crítico austriaco de filiación libertaria que escribió y reflexiono sobre el sistema educativo y la creciente demanda de energía en nuestra sociedad. Una joya editada por primera vez en 1974.
Tetas al viento
 Y el último libro es Das Rezeptbuch für Naturkosmetik, o lo que es lo mismo un tratado de fabricación casera de productos de cosmética e higiene personal. Muy completo, dividido por apartados y lleno de recetas libres de químicos y ecológicas para dejar de comprar tantos potingues. Eso sí, hace falta tener tiempo para poder ponerlas en práctica. Este también parece un regalo de la vida. Ya me encargaré de ir difundiendo lo que aprenda. La portada de este libro, editado en 1976, es muy divertida, con su reivindicación del naturismo y el nudismo (el llamado en alemán FKK, Frei Korper Kultur), tan entrañable, higienista y diferente al actual culto al cuerpo. 
En otra entrada hablaré de más tesoros encontrados. ¿Qué os han parecido estos?




 

domingo, 15 de marzo de 2015

American Gods, Neil Gaiman

 La que he leído.

Esta no es la edición que he leído, pero la portada me gusta mucho más.










Hasta hace relativamente poco yo no tenía ni idea de quién era Neil Gaiman. Entonces leí por la red algo sobre él, sobre su carisma y su capacidad para arrastrar a las masas. No suena muy bien, pero me tocó alguna fibra y me quedé con su nombre.

En Sandman los sueños funcionan como un leitmotiv.
 Unos días más tarde me enteré de que era el guionista del cómic Sandman, que no he leído pero del que conozco algunos de sus personajes ya que una compañera del instituto idolatraba a Sombra, del que se disfrazó en el carnaval del año que cumplíamos 17. Ese en el que yo me disfracé de vampiresa, más que nada para poder pintarme los labios de negro y hacerme la mayor. Sandman debe de ser un cómic subyugante y mi amiga estaba obsesionada con él, pero para mí era demasiado gótico o puede que me dieran pereza los cómics de "superhéroes". Ahora sé que de Sandman se han vendido siete millones de ejemplares y que le ha granjeado a Neil Gaiman una legión de incondicionales seguidores.

Gaiman mentalizándose de que va a firmar un porrón de libros.
 Después leí esta entrada en el blog "Cosas que (me) pasan" y me entraron unas ganas irrefrenables de leer algo suyo. Sus opiniones, forma de hablar e intereses hacen que me parezca muy atrayente como persona, como escritor y también como hombre (lease: me hace tilín). Tiene una voz profunda y ese tipo de mundo interior que desprende carisma.

Aquí, más joven

La cosa se quedó ahí hasta que R. me prestó su novela American Gods, y el amor platónico se volv enamoramiento. 
Como ya he contado, me gusta mucho la ciencia ficción, aunque aún no sea una gran lectora del género y también haya leído bodrios inclasificables (la ciencia ficción es considerada por muchos casi como un género de serie Z, y parte de su producción sí lo es). Esta novela fue la ganadora en el año 2002 de los premios Hugo, Nébula, Locus y Bram Stoker, los más prestigiosos en el terreno de la literatura de ciencia ficción, de terror y fantástica. Un momento... ¡los ganó todos!, así que empecé a leerla con respeto y grandes expectativas (que se han visto más que cumplidas). 
Echaba de menos zambullirme en uno de esos libros que no te dejan despegar los ojos de sus páginas; esos que paran el mundo mientras los lees y que te envuelven en su universo trasladándote a él con una facilidad pasmosa; esos que cuando terminas te pegas al pecho con un mohín y deseas volver a empezarlos como si no los acabases de leer.
Neil Gaiman crea un mundo propio y una historia que maneja un buen puñado de personajes, tramas, divagaciones, misterios y giros inesperados, llevados con maestría y pulso. 
No quiero más que esbozar el argumento ya que parte de su atractivo radica en el factor sorpresa. American Gods cuenta la historia de Sombra al salir de la cárcel y encontrarse con que su mujer ya  no está con él. Es una novela que se desarrolla en movimiento: el viaje iniciático de Sombra por las carreteras de la América profunda siguiendo los mandatos de su extraño jefe Wendesday. 
Una historia sobre el viejo y el nuevo mundo (Europa y los Estados Unidos), sobre dioses olvidados en una sociedad que cree que ya no los necesita y que adora a otros, sobre los sueños, la magia y el autoconocimiento como camino vital.
La he leído en una edición conmemorativa del décimo aniversario de su publicación que cuenta con una introducción de Gaiman en la que habla del proceso de creación de la obra, un apéndice y una entrevista al autor, entre otros extras que consiguen que la haya disfrutado n más.
En palabras del propio Gaiman American Gods iba a ser "un thriller, un policiaco, una historia romántica y un viaje por carretera. Trataría sobre la experiencia de un inmigrante, sobre las creencias de los que emigraron e Estados Unidos, y sobre lo que fue de aquellas creencias". "Quería escribir un libro largo, raro y lleno de divagaciones; así lo escribí y así resultó. Quería escribir un libro que incluyera todas las cosas que me fascinay me obsesionan de Estados Unidos, que son precisamente las cosas que no suelen mostrar las películas y las series de televisión".

Menos mal que algunos best sellers son libros como este. 





 

domingo, 8 de marzo de 2015

Sociología para principiantes, Martín Lafforgue y Sanyú


¿De qué trata Sociologia para principiantes? Es un ensayo con ánimo algo humorístico que busca responder a preguntas del tipo: ¿qué es la sociología y qué estudia?

En épocas concretas del año es como si las ficciones se me quedaran cortas. En esos momentos tengo hambre de ensayos, de reflexiones lúcidas sobre diferentes temas como: salud y alimentación, ecología, parto y crianza conscientes, decrecimiento, feminismos y sobre todo ensayos sociológicos sobre la sociedad contemporánea. 

Textos que me den herramientas para entender el mundo, para reflexionar sobre las tensiones que lo sostienen, para sacar mis propias conclusiones y construir discursos. Como con la ficción, sigo un camino errático, de deriva, que tiene que ver con libros que me encuentro, que aparecen en mi camino; y no pocas veces me faltan textos que me encantaría leer y a los que no puedo acceder por diversas razones.

Mi hermano ha empezado a estudiar la carrera de Sociología. Mis nociones sobre el campo de estudio de esta disciplina estaban un poco erradas ya que siempre la había asociado principalmente con la estadística. Ahora, después de leer este libro que le regalé en navidad, me doy cuenta de que la sociología es algo mucho más amplio y en la que se podrían englobar muchos de mis intereses y preocupaciones.



Este libro es una introducción, como su propio nombre indica, para hacerse una idea de conjunto de esta ciencia social y su historia. Partiendo de diferentes definiciones de sociología, aprendo que es una mezcla de política, filosofíaeconomía, psicología, antropología, comunicación visual y visiones del mundo y la realidad, así que no hay una sociología sino muchas, al ser una disciplina (que nace como tal en el siglo xx) que estudia la sociedad (con lo amplio que  esto puede llegar a ser).

El libro dedica un par de páginas a cada uno de los diferentes pensadores y escuelas, y la lectura se hace amena porque está ilustrada al estilo de un cómic, con bocadillos graciosos en boca de los popes.

Muchos de los nombres los conozco y los he estudiado, pero está bien volver a verlos reunidos en este contexto: los griegos, Maquiavelo, Adam Smith, Auguste Comte, Herbert Spencer, Max Weber, Marx y Engels, Hegel, neomarxistas, la Escuela de Frankfurt, Marcusse, Habernas, el Positivismo, la burocracia, el análisis de  la vida cotidiana y la sociología de la nada, entre otros. Uno necesita conocerlos aunque no los vaya a leer directamente.


Me río entre dientes al comprobar que Alemania, donde vivo, es un nido de sociólogos, que hasta hace bien poco la sociología se utilizó como justificación conceptual del orden imperante, el colonialismo y el racismo, y que las mujeres y su problemática (salvo honrosas excepciones) brillan por su ausencia.

Pues eso, que nunca te acostarás sin saber una (o varias) cosas nuevas.

* (Si te interesa este libro, quieres comprarlo y no lo encuentras en tu librería de barrio o en la biblioteca, puedes comprarlo a través de este enlace).  

miércoles, 4 de marzo de 2015

Lecturas por meses: octubre, noviembre

Como no tengo foto para ilustrar los libros de estos meses porque están en la biblioteca o han sido revendidos, ilustro la entrada con Matilda y su afición voraz por la lectura.
Tengo que admitirlo, me da una pereza tremebunda escribir esta entrada, pero si no sigo el orden de las lecturas por meses me da cargo de conciencia seguir haciéndolas habiéndome saltado meses. Como veréis llevo escurriendo el bulto bastante tiempo y aún tengo pendientes los tres últimos meses del año pasado.
Ahí va el repaso de octubre y noviembre de 2014:

Octubre
  1. Una venus mutilada. La crítica literaria en la España actual, Germán Gullón: No lo terminé, y eso que llegué hasta casi el final. Salvando un par de reflexiones, un libro infumable, lleno de afirmaciones vacuas y desfasadas sobre el canon literario y el papel del crítico en la escena española. Fuera del mundo y pretendiendo sentar cátedra. Una "m".
  2. El boxeador polaco, Eduardo Halfon: Como ya comenté en esta entrada una de las lecturas más estimulantes del año. Una gozada.
  3.  Nueve lunas, Gabriela Wiener: Maravillosa crónica de un embarazo que huye de tópicos y cuenta verdades de las que pican y hacen reír a carcajadas. Lo reseñé aquí.
Noviembre
  1.  Fantasmas, Chuck Palahniuk: Una decepción de este escritor, que normalmente me gusta mucho. Palahniuk dándole coba a la fórmula que le ha hecho triunfar y no consiguiéndolo. Si queréis ver las lindezas que cuento sobre el libro podéis leer la reseña aquí.
  2. Tramas, libros, nombres. Para entender la literatura española, 1944-2000, José-Carlos Mainer: Otro de los libros que abandono por desidia y falta de tiempo. Como veis me apetece leer sobre teoría y crítica de la literatura pero a no ser que sea un ensayo deslumbrante pierdo fuelle enseguida
  3.  La gramática descomplicada, Alex Grijelmo: Tuve que devolverlo antes de haberlo terminado porque se me pasó la fecha de devolución en la biblioteca. El escritor fue profesor mío en la universidad y le recuerdo como un buen orador. El libro es ameno, lo cual no es fácil tratándose de gramática.
  4. El arte. Conversaciones imaginarias con mi madre, Juanjo Sáez: Relectura gozosa de la que ya hablé aquí
  5. Las lágrimas de San Lorenzo, Julio Llamazares: Bueeeno. Pues no está mal pero uno lo lee un poco como quien se come una nube de golosina y acaba un poco empachado y a la vez vacío. La historia de un encuentro entre un padre errabundo y su hijo en Ibiza, una noche de agosto de lluvia de estrellas. Mucho flasback, melancolía a raudales, algunas frases bonitas y poco más.
Pronto seguiré con los meses que faltan.





 
 

 
  

Etiquetas

Acantilado (1) Agatha Christie (1) Alejandro Zambra (2) Alemán (3) Almudena Grandes (1) Alpha Decay (2) Amélie Nothomb (2) Anagrama (6) Anna Llenas (1) Antonio Palomar (1) Arturo Pérez-Reverte (1) Asuntos (26) Benjamin Black (1) Berlín (3) Biografías (3) Catherine Miller (1) Chris Wormell (1) Christa Wolf (2) Chuck Palahniuk (1) Ciencia ficción (4) Cómic (3) Consultorio lector (4) Cortázar (1) Crisis (8) Cristina Peri Rossi (1) Crítica (20) Cuando un escritor te decepciona (1) Cuentos (2) D. H. Lawrence (1) David Trueba (1) distopías (1) Don Delillo (1) ecología (3) Eduardo Halfon (1) Elvira Lindo (1) Elvira Navarro (2) Emilio Bueso (1) Emilio Urberuaga (2) Eric Carle (1) Escribir (8) Feminismo (3) Fondo de Cultura Económica (1) Gabriela Wiener (1) H.P. Lovecraft (1) Héctor Abad (1) Henry James (1) Hervé Tullet (1) Ilustración (3) Internet (3) Isaac Rosa (2) Italo Calvino (1) Jean Baudrillard (1) Jean Rhys (1) Jeffrey Eugenides (1) Jesús Carrasco (1) Jim Dodge (2) John Banville (1) John Irving (1) Jorge Herralde (3) Juan José Millás (1) Juanjo Sáez (1) Julio Cortázar (1) Kalandraka (2) Laura Gutman (1) Leer (2) Leo Leonni (1) Librerías (2) Libros para niños (35) Libros que leemos (3) Libros que leo (17) Listas (16) Luis Goytisolo (1) Luis Landero (1) Marta Sanz (2) Michael Bond (1) Mireia Pérez (1) Mondadori (1) Neil Gaiman (1) Nick Hornby (1) No ficción (4) Pablo Gutiérrez (1) Patricia Highsmith (1) Patrick Modiano (1) Poesía (3) Política (1) Pre-Textos (1) Reseñas (11) Richard Ford (1) Roberto Bolaño (2) Rocío Martínez (1) Satoshi Kitamura (1) Sergio Bizzio (1) Silvia Nanclares (1) Siri Hustvedt (1) Siruela (1) Sociología (1) Thomas Brussig (1) Viajes (1)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...