jueves, 25 de septiembre de 2014

El alemán te da sorpresas (palabras compuestas, segunda parte)

Oh, el alemán, como esa escalera que nunca se termina de subir.

En junio os hablé de mis peleas con el alemán y mi examen del nivel C2 aquí.
 Me encantaría poder sacar pecho y Muckis (como llaman los macarras alemanes a los músculos), y contaos que he sacado unas notas cojonudas estupendas, que ya sé muchííísimo alemán y que tengo un papel que lo corrobora, pero no puede ser. El examen tenía cuatro partes y solo he aprobado una: comprensión lectora (con una nota aceptable), en las otras tres destrezas: escritura, comprensión auditiva y expresión oral me he quedado a las puertas. En mi favor decir que si hubiera sido un examen normal, en los que te hace falta un cinco para aprobar, habría pasado. Pero no ha podido ser; mis puntuaciones ha sido un cincuenta sobre cien, un cincuenta y cinco sobre cien, y un cuarenta sobre cien, cuando el mínimo son sesenta para sacar ese suficiente ramplón que muchas veces nos ha salvado de cargar con asignaturas para septiembre. Justo lo que me ha pasado a mí, que las arrastro hasta que me vuelva a presentar en diciembre, y les meta una tunda lingüística a los examinadores que les deje secos, uaaaajaajajaaaaa. 
Como me dice mi profe particular y coach de saloncillo: es un C2, Aida, no te van a regalar el certificado, tienes que demostrar que bailas con el idioma, que lo deglutes como si fuera mantequilla, que le das vueltas y haces trucos fáciles (y difíciles). Así que en ello estoy, metiéndome otra tunda de gramática, formulando y reformulando frases, intentando rascar con espátula mis errores fosilizados en las declinaciones y verbos trennbare, e intentando tomármelo con filosofía kantiana y bocadillos de palabras. 
Todo este rollo es una introducción a lo que en realidad quería contar: la segunda entrega de divertidas palabras compuestas con la lógica aplastante a que nos tiene acostumbrados este idioma. Ayy, la poética de los conceptos. Bueno, ahí van:
  1. Handschuhe: palabra formada por Hand (mano) y Schuhe (zapato). Un zapato de mano no puede ser más que un guante.
  2. Unterhose: compuesta por unter (debajo) y Hose (pantalón). Debajo del pantalón están los calzoncillos.
  3. Kopfkissen: palabra que contiene Kopf (cabeza) y Kissen (cojín). El cojín donde ponemos la cabeza es ni más ni menos que la almohada.
  4. Taschenmesser: Taschen (bolsillo) y Messer (cuchillo). El cuchillo que se lleva en el bolsillo es una navaja.
  5. Fangarm: Fang, raíz de la palabra coger y Arm (brazo). Un brazo que agarra cosas es un tentáculo.








   

viernes, 19 de septiembre de 2014

Para niños: los cinco sentidos, María Rius, J. M. Parramón y J. J. Puig

En Berlín, y creo que en toda Alemania, está muy arraigado el reciclaje. Los objetos tienen un ciclo de vida relativamente largo y pueden pasar por varias manos antes de acabar en la basura. En las bibliotecas, cuando les va faltando espacio para las nuevas adquisiciones, recopilan los libros más viejos, los que ya nadie toma prestados o los que están más deteriorados y los ponen a disposición de los visitantes a cambio de un donativo. Ellos lo llaman Bassar (nuestro bazar de toda la vida). Este libro que os quiero enseñar hoy lo cogí, junto con muchos otros, en uno de estos bazares y creo que pagué por todo el lote no más de 3 euros. Algunas bibliotecas tienen una sección de bazar permanente y la gente deja allí los libros que ya no quieren de sus propias casas. Hay auténticos tesoros, y espantos, de épocas pasadas. 
Curiosamente este libro es de autores e ilustradores catalanes. Fue publicado en el año 1984 por Ars edition. En España no sé quién lo editaría. 
 Trata sobre el sentido del oído, y forma parte de una serie sobre los cinco sentidos. He encontrado algunos ejemplos del resto:

 Me han encantado las ilustraciones, con un estilo que me ha recordado a otros libros, y que creo que sigue una línea que estaba de moda a finales de los años 70 y principios de los 80. Son ilustraciones muy tiernas y de trazo fino. 
En el cuento se van repasando distintos tipos de sonidos y ruidos. 

Al final hay una parte explicativa sobre el órgano del oído.
 Nosotras ya lo hemos mirado y leído mucho, y a M. se le ha quedado pequeño. Es estupendo para niños de entre 2 y 3 años. Lo que no sé es si se habrá vuelto a publicar o solo será posible encontrarlo de segunda mano.

Aquí lo puedes conseguir en inglés
Y a continuación el resto de sentidos (también en inglés):
El olfato El gusto El tacto La vista





miércoles, 10 de septiembre de 2014

Para Roberto Bolaño, Jorge Herralde


Hace tiempo que no leo a Roberto Bolaño, aunque me queda poco por merendarme de su obra: He leído los cuentos de Putas asesinas, Llamadas telefónicas y El gaucho insufrible. Los poemas en prosa de Tres, las novelas cortas Nocturno de Chile, Estrella distante y Una novelita lumpen, los ensayos y reflexiones de Entre paréntesis y, por supuesto, sus dos novelas fundamentales (y fundacionales) Los detectives salvajes y 2666, que me produjeron, sobre todo la primera, la honda impresión que dejan los libros imprescindibles en la biografía íntima. 


En Para Roberto Bolaño,el libro que hoy reseño, el editor y cabeza visible de Anagrama, Jorge Herralde, del que ya he hablado por aquí en su faceta de "escritor sobre escritores", hace un homenaje a Bolaño recuperando una serie de textos que escribió después de su muerte en el 2003.

Herralde recuerda, con sentidas y acertadas palabras, al escritor y al amigo. Dice de él: "Su radicalidad estética, ética y política, tan insobornables, diría, como inevitables, desde aquel joven adolescente en México, con gestos dadaístas, bajo el signo de Rimbaud, un desesperado escribiendo para desesperados, pese a las advertencias del pragmático sentido común".

A través de estas páginas de recuerdo y admiración, Bolaño se me hace aún más humano y consiguen que vea algo de la persona que late bajo el escritor. Entiendo mejor por qué para él no había vida posible sin literatura, como vivió por y para la ella con una desesperación furiosa, malviviendo con escasos recursos económicos durante muchísimos años sin renunciar nunca a la escritura, y solo reconocido como el grandísimo escritor que es en los últimos años de su vida. 
Como esa lucha atravesó sus textos haciendo que rebosaran verdad y valor. Al leer a Bolaño uno no ve el artificio de la creación literaria y sí, en cambio, el desgarro de existencias que son reales en sus intrincadas novelas o en sus desasosegantes cuentos; vidas intertextuales y realidad trágica. 

Un chileno universal, eterno exiliado sin patria que renovó la literatura latinoamericana. 

 Los detectives salvajes fue la novela que le consagró  y que le dio a conocer al gran público. Se publicó en noviembre de 1998 y ha sido descrita por la crítica como "la mejor novela mexicana desde La región más transparente o la mejor novela sobre México desde Bajo el volcán", y como la califica Masoliver Rodenas "una de las mejores novelas mexicanas contemporáneas escrita por un chileno que reside en Cataluña". Esta novela ha marcado a una generación, como en su momento lo hizo la Rayuela de Cortázar.

La bifurcante historia en el tiempo y en el espacio de los poetas real visceralistas Ulises Lima y Arturo Belano (el propio Bolaño), su descarnada búsqueda de la poeta desaparecida, Cesarea Tinarejo, que les llevará hasta el desierto de Sonora, y el retrato a lo largo de veinte años (entre 1975 y 1995) y mediante discursos polifónicos, de las voces y jodidas existencias de una generación de poetas latinoamericanos que se jugaron la vida a la carta de la literatura. 
Escribiendo estas líneas me recorre el gusanillo de volver a leerla, y espero que sobrecogerme, como aquella primera vez. 

Si no habéis leído a Bolaño, ya estáis tardando.
Bolaño en Girona en 1981
 Para Roberto Bolaño, Jorge Herralde
Acantilado, Barcelona, 2005

















domingo, 7 de septiembre de 2014

Lecturas por meses: julio y agosto


Leer, ahora, es un refugio.

Este verano he hecho dos grandes descubrimientos: la escritora Marta Sanz y la novela Stone Junction. De los libros de verano todavía tengo un par a medias (leer a trompicones es uno de mis defectos lectores) y otros que son ensayos o libros de divulgación, y que voy leyendo poco a poco.
  1. La lección de anatomía, Marta Sanz: Logradísima novela autobiográfica de una autora de la que nunca había oído hablar y de la que estoy deseando leer más. Espero escribir una reseña individual y contaos más detalles. 
  2. Stone Junction, Jim Dodge: Maravillosa, transportadora y obnubilante novela de la que ya he hablado en esta reseña
  3. La dulce, Fiodor Dostoievski: Nouvelle que trata algunos de los temas recurrentes del autor y que está escrita en forma de monólogo interior (técnica rompedora en la literatura del siglo XIX). La edición, de la editorial Funambulista, está extremadamente cuidada.
  4. El vano ayer,Isaac Rosa: Novela política y de realismo social ambientada en el movimiento antifranquista universitario de los años 60. El tratamiento es completamente diferente a los tópicos del género. Interesante y necesaria. Aún no la he terminado.
  5. La trabajadora, Elvira Navarro: Novela sobre la locura y la precariedad. Me ha gustado pero también me ha dejado un poco fría. He escrito una reseña aquí.
  6. Black Out, Mark Elsberg: Típico bestseller de estación que estoy leyendo para mejorar mi alemán. La premisa me pareció interesante: un apagón eléctrico en toda Europa en pleno invierno, diferentes escenarios, una investigación y lo que va ocurriendo según pasan los días. Solo he leído 200 páginas de 700. El vocabulario técnico es complicado y los personajes y situaciones son planos como papelillos.
  7. Arte del verso, Breve introducción a la teoría literaria y otros, los estoy leyendo por motivos de trabajo o formación.  





 

lunes, 1 de septiembre de 2014

Stone Junction. Una epopeya alquímica, Jim Dodge


Ana (la librera de Bartleby) me recomendó Stone Junction con un entusiasmo contagioso, sus palabras fueron: "libro imprescindible" y "al que lo lee le cambia la vida". Ufff, qué ganas... y qué vértigo. Me sentía como si me estuviese encomendando un tesoro que había que leer para pasar a formar parte del club de admiradores incondicionales de esta novela iniciática, los guardianes de un secreto y una filosofía de vida. Bueno, pues aunque os parezca una exageración, todo lo que me dijo es verdad.
Stone Junction es "un diamante en bruto", un novela celebradora de la vida con todo lo que esta tiene de juego, de maravilla, de azar y destinación, pero también de infortunio y tristeza.

Después de leer una ristra de novelas autorreferenciales, con mucha reflexión literaria implícita y explícita, y unas cuantas distopías postmodernas, este es el libro que necesitaba. Una novela de iniciación y aprendizaje, irreverente, divertida, enternecedora, sincera y perfectamente construida, que consigue que el lector se sumerja en su universo y no quiera abandonarlo. 


¿Qué puedes esperar de esta novela?

En cierto sentido Stone Junction es una reinterpretación del mito de Robin Hood ambientado en el medio oeste americano en las últimas décadas del siglo XX; y es también un retrato alucinado de la América underground, que cuenta las peripecias de un grupo de personajes al margen del stablishment jugando la carta de la justicia poética que la realidad se empeña en negarles. 

Esta vez los marginados ganan y se desenvuelven en un mundo en el que ellos marcan las reglas y manejan el robo y el engaño en su propio beneficio pero siempre guiados por unas pautas morales que se ponen del lado del que lo necesita, lo que viene siendo quitarle al rico para dárselo al pobre. 

Resumen

La primera parte de la novela, el nacimiento e infancia de Daniel Paesse, al que acompañamos junto a su madre, una huérfana de 16 años a la que le han arrebatado todo menos la determinación, me absorbe como un viaje hipnótico. Todo lo que podría salir mal y lo que uno imagina que va a ser un terrible drama familiar se da la vuelta por arte de magia, y porque la fuerte e ingobernable Anabelle tiene las cosas muy claras, tanto que el universo se pone de su parte para que a ella y a su recién nacido no les falte de nada. En medio de una carretera perdida y bajo un diluvio son recogidos en un coche por Smiling Jack, miembro de la AMO (asociación de magos y forajidos), una organización secreta que velará por sus intereses a partir de ese momento y que actúa al margen de leyes y de gobiernos. 

Daniel tiene esa suerte de infancia mágica y salvaje que muchos casi ni nos atrevemos a soñar. Sin ataduras, obligaciones ni falsa moral. Él pasa sus primeros años en la Naturaleza conociendo a una serie de extravagantes personajes mandados por la AMO para que se refugien en su rancho, y que se convierten en amigos y maestros del niño. No hay nada que entorpezca esa formación libertaria y gozosa, y Daniel se perfila como un antihéroe muy especial. 

Hay pasajes memorables que casi me han hecho llorar de emoción, como aquel en que los personajes corren desnudos por las praderas bajo una lluvia torrencial, momentos descritos con tal limpidez y viveza que uno casi se siente allí, y como dice una de sus críticas, "Es esa clase de libros que te empujan a embadurnarte con sangre de cerdo y a soltar improperios a la congregación desde el tejado". 
A partir de aquí se despliega una grandiosa aventura en la que iremos descubriendo, con Daniel, principios filosóficos inseparables de la vida, artes mágicas, uso recreativo y trascendente de un buen puñado de drogas, alquimia contemporánea, resistencias y libertad...
y bueno, ya he contado mucho más de lo prudente. 

Dejad lo que estéis haciendo e ir en busca de Stone Juction. Es un regalo, un libro lleno de enseñanzas vitales que no pretende adoctrinar, pero que a mí me ha enseñado mucho. 

(Si te interesa este libro y no lo encuentras en tu librería de barrio o en la biblioteca, puedes comprarlo a través de este enlace).  




Entradas Relacionadas

Etiquetas

Acantilado (1) Agatha Christie (1) Alejandro Zambra (2) Alemán (3) Almudena Grandes (1) Alpha Decay (2) Amélie Nothomb (2) Anagrama (4) Anna Llenas (1) Antonio Palomar (1) Arturo Pérez-Reverte (1) Asuntos (26) Benjamin Black (1) Berlín (3) Biografías (3) Catherine Miller (1) Chris Wormell (1) Christa Wolf (2) Chuck Palahniuk (1) Ciencia ficción (4) Cómic (3) Consultorio lector (4) Cortázar (1) Crisis (8) Cristina Peri Rossi (1) Crítica (20) Cuando un escritor te decepciona (1) Cuentos (2) D. H. Lawrence (1) David Trueba (1) distopías (1) Don Delillo (1) ecología (3) Eduardo Halfon (1) Elvira Lindo (1) Elvira Navarro (2) Emilio Bueso (1) Emilio Urberuaga (2) Eric Carle (1) Escribir (8) Feminismo (3) Fondo de Cultura Económica (1) Gabriela Wiener (1) H.P. Lovecraft (1) Héctor Abad (1) Henry James (1) Hervé Tullet (1) Ilustración (3) Internet (3) Isaac Rosa (2) Italo Calvino (1) Jean Baudrillard (1) Jean Rhys (1) Jeffrey Eugenides (1) Jesús Carrasco (1) Jim Dodge (2) John Banville (1) John Irving (1) Jorge Herralde (3) Juan José Millás (1) Juanjo Sáez (1) Julio Cortázar (1) Kalandraka (2) Laura Gutman (1) Leer (2) Leo Leonni (1) Librerías (2) Libros para niños (35) Libros que leemos (3) Libros que leo (17) Listas (16) Luis Goytisolo (1) Luis Landero (1) Marta Sanz (1) Michael Bond (1) Mireia Pérez (1) Mondadori (1) Neil Gaiman (1) Nick Hornby (1) No ficción (4) Pablo Gutiérrez (1) Patricia Highsmith (1) Patrick Modiano (1) Poesía (3) Política (1) Pre-Textos (1) Reseñas (11) Roberto Bolaño (2) Rocío Martínez (1) Satoshi Kitamura (1) Sergio Bizzio (1) Silvia Nanclares (1) Siri Hustvedt (1) Siruela (1) Sociología (1) Thomas Brussig (1) Viajes (1)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...